Globered
Consigue tu propia pgina web
0 0 0

EEUU Y LA VERDAD DE PETROBRAS

Por: rodolfo241 | Publicado: 24/05/2016 19:06 |
SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, www.prensamare.com.ar) Desde hace meses, los medios de prensa más importantes del continente, como algunos de Europa instalaron el escándalo de la corrupción en el interior de la petrolera Petrobras. Los escándalos inmediatamente salpicaron a políticos y a empresas brasileñas. Vaya coincidencia, además de vapulear a la poderosísima petrolera estatal, los más atacados han sido la presidente Dilma Rousseff y el líder, Lula. Lo que se busca es desacreditar a la empresa brasileña que ejerce el control gubernamental de las reservas energéticas. Justamente ese petróleo que también controla la venezolana PDV, y que tanto ansían acaparar las petroleras privadas que ‘juegan’ en el tablero geopolítico energético mundial. Un tablero donde las potencias occidentales (pero más concretamente el poder anglosajón), muestran un poder magestuoso, y donde se entremezclan negocios con invasiones y destrucciones de países petroleros (Irak, Siria, Libia...). Petrobras es la empresa más grande de su país. Pero no es solamente una empresa que comercializa petróleo, sino que investiga, explota, transforma y distribuye el principal recurso energético mundial: el petróleo. Lo que la transforma en una firma estratégica, más allá de ‘lo comercial’. Porque Petrobras tiene participación en la construcción naval y en el desarrollo y fabricación de maquinaría pesada. Se trata de una firma mucho más importante y poderosa a nivel geopolítico, de lo que se pretende mostrarla. No es una simple vendedora de petróleo enquistada de funcionarios “corruptos”, sino un instrumento estratégico para el desarrollo de Brasil. Meses atrás se informó que la empresa había descubierto petróleo en aguas marinas del sudeste litoral. Con importantes reservas de hidrocarburos en rocas calcáreas situadas bajo un estrato de sal de gran espesor (la capa presal). Se habla de reservas de petróleo y gas de aproximadamente 40.000 millones de barriles; se estima que existen otros 176.000 millones no descubiertos. Ello significan 5 años de consumo mundial del recurso. Un dato no menor. Pero a ello se debe agrgar otro mucho más importante: que su costo de extracción es inferior a los 10 dólares (muy por debajo del costo medio de la producción mundial). Ello significa que estos yacimientos han pasado a convertirse en algo muy, pero muy codiciado por las multinacionales petroleras (y las potencias occidentales). Por ello el gobierno no dudó en comenzar a equiparse militarmente con vistas a asegurarse que ese recurso no pueda ser apropiado por nadie... Ante ello, la inmediata respuesta del mundo occidental fue la de instalar los escándalos por corrupción, involucrando a políticos y empresas brasileñas. Pero como todo tiene que ver con todo, en el Congreso Nacional se analiza el proyecto de ley para retirarle el monopolio sobre las reservas del presal a... Petrobras. Coincidencia o no, habría que creen en brujas... Estos yacimientos marítimos le otorgarían al gobierno, la posibilidad de financiar el desarrollo económico y social, con sustanciales cambios estructurales. Por ello se creó en el año 2010, el Fondo Social del Presal. Con los recursos que generaran el petróleo y el gas allí obtenido, se financiarían la educación y la salud en Brasil. Un país con más recursos y con planes de cambios y de desarrollo y participación de los sectores populares en sus beneficios, constituye un hecho que los poderosos del mundo rechazan. Lo hacen por convicción y por ‘necesidad’. La sociedad existente entre EEUU y la Unión Europea, con su herramienta militar (la OTAN), consideran que no es posible que Brasil utilice sus reservas energéticas para un plan estratégico (nacional y popular). Porque ello pone en riesgo el poder imperial existente. No debe olvidarse que Brasil integra el Mercosur, la Unasur, la Celac, el G-20 y el BRICS. Un Brasil independiente y fuerte sirve para fortalecer todas esas organizaciones y bloques, que –vaya coincidencia- tienen ciertas (o muchas) colisiones con EEUU+UE. Dentro de esta disputa claramente planteada desde Washington y Bruselas, el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), es lo que más les preocupa. Porque se trata de integrantes de un bloque que –según cada uno- dispone de importante consumo interno; reservas de petróleo; suficiente fuerza de trabajo en calidad y cantidad; armas atómicas y gran desarrollo industrial. Constituyen una nueva forma de construcción de la vida (y convivencia) mundial. Todos aportante al multilateralismo, y enfrentados al poder anglosajón y de los europeos. De allí que se entiende que lo más rápido para frenar el avance brasileño, es el de desfinanciarlo. Para lo cual se debe aniquilar a Petrobas, bajo la excusa de la corrupción. En ese territorio ‘empresarial’ se juega el destino de un Brasil diferente o de un Brasil sumiso a Washington. Una Petrobras en manos del proyecto de Dilma y Lula es una cosa; una Petrobras debilitada, significará la claudicación al intento de cambio y desarrollo. Pero ello -a no dudarlo- también tiene su réplica en el entorno regional brasileño. Por ello EEUU, va realizando un claro juego de pinzas sobre Brasil y Venezuela, utilizando a las clases dirigentes neoliberales y traidoras de sus países vecinos. No se asiste a un plan moralizador liderado por las potencias occidentales (contra Petrobras), porque ellas mismas carecen de moral... Se asiste a darle una estocada a la petrolera brasileña, para de allí avanzar sobre toda la región y debilitar a las organizaciones internacionales y los blqoues, que Washington y Bruselas consideran como sus “enemigos”. Allí radica toda la operación mediático-judicial contra Petrobras.
Comenta