Globered
Consigue tu propia pgina web
0 0 0

EL `REVISIBLE COMERCIANTE MACRI

Por: rodolfo241 | Publicado: 24/05/2016 19:04 |
SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, www.prensamare.com.ar) De Mauricio Macri, presidente argentino, no puede esperarse nada nuevo. Es totalmente previsible dentro de su característica mediocridad intelectual. Se trata de un empresario transformado en millonario, que llegó a la presidencia, porque el poder oligárquico lo impulsó, en alianza con diferentes sectores sociales, de la mano de la sociedad Clarín-La Nación. Lo instalaron como candidato porque no poseían a nadie propio, del riñón oligárquico, para imponer. Por ello recurrieron a un millonario, que se ilusiona formar parte de esa oligarquía (que, silenciosamente lo rechaza de plano, pero lo necesita). Macri es presentado como “la nueva derecha”, cuando ello no es real. Porque es la expresión cabal de la misma derecha de siempre, mimetizada ahora en “democrática”. Pero es la misma de antes de 1945 (en que surge el peronismo); la misma que derrocó a Perón en 1955; la misma que dio el criminal golpe de Estado en 1976; y la misma que condicionó y descalificó a los sucesivos gobiernos constitucionales surgidos desde 1983 en adelante. En tal sentido, esa derecha es dependiente, racista, oportunista, vendepatria y repartida entre sus amores culturales e históricos por la iluminada París, la sajona Inglaterra, la España franquista o la ordenada Alemania; pero ideológicamente mirando siempre a Washington. Por ello Macri no sorprende; de allí su liviandad para tratar el tema soberanista de las Islas Malvinas; o su desentendimiento del desarrollo tecnológico o industrial de su país. Está aferrado al manual guerrafrista (por la olvidada ‘guerra fría’) que se resiste a capa y espada ante la Historia. Es así que asistió a la Cumbre de Davos, recibiendo el desprecio diplomático de David Cameron, pero donde Macri se mostró satisfecho. Se arrodilló ante el vicepresidente estadounidense, que lo consideró como un simple comerciante, al que le recomendó asesoramiento y venderle equipamiento militar para la lucha contra los narcos. Un Macri que rodeado de pares de igual pensamiento (o peor al suyo), consideraron que al viajar hacia Davos, podrían ‘aprovechar’ y visitar al Papa Francisco. Una muestra cabal de la falta de respeto y del pensamiento utilitarista al que buscaron rebajar al mismísimo pontífice. Que por si fuera poco, comenzó su mandato atacando al gobierno de Venezuela, en una demostración de arrogancia y desconocimiento mínimo de construcción de diálogos regionales... a menos que lo que se busque sea totalmente lo contrario. Un hecho que más tarde -en Ecuador-, al efectuarse la Cumbre de la Celac, Macri prefirió apelar a una recomendación médica, para no asistir. Viajando en su lugar la vicepresidenta, que recibió un aislamiento pocas veces visto a nivel regional... Un dolor de costillas que no existió para ir a Davos, pero que sirvió para no estar en Ecuador. Por otra, desde antes de asumir comenzó a ‘negociar’ con los fondos buitres en Estados Unidos. Luego, ya con la banda y bastón disponibles, no dudó en ofrecer a esos minoritarios grupos de usureros internacionales, pagarle 3 veces más de lo que invirtieron, para que Argentina “sea creible” y pueda “ingresar al mundo”... Frases repetidas con tanta liviandad que preocupan, y confirmarían que el libretista a nivel de política internacinal podría ser su amigo, bufón y chistoso de asados, Miguel Del Sel... Un Macri que sin darse cuenta llegó al Vaticano y sufrió el recorte de la visita; un tratamiento lejanísimo, como “señor presidente”; ni una sonrisa papal; y una frialdad que uqedó patentizada en fotos y comentarios de medios europeos. Pero que en su país, los medios formadores de opinión prefirieron disimular de una hipócrita forma poco católica... Pero claro, el mundo anda por otros carriles. Como mejor muestra de ello, el embajador británico en España, Simon J. Manley, aseguró que la posición del Reino Unido sobre el reclamo argentino de soberanía sobre las Islas Malvinas "no va a cambiar". Clarísimo en cuanto a que los británicos mantendrán su posición de no-negociación. Un duro golpe a la venta de ilusiones macristas. Porque para Cameron, el encuentro en Davos fue para ratificar su posición geopolítica. Y a la vez, para considerar a Macri como un ‘gestionador’ a quien ayudar en los planes para “reformar” la economía argentina. Nada de soberanía; mucho de negocios. Luego, desde el gobierno se buscó instalar que la visita de febrero del presidente François Hollande constituía un avance “del retorno” argentino al mundo. Pero en verdad era una visita que había sido programada para el 2015 (que los problemas internos de Franbcia le impidieron efectuar). Y como para que no queden dudas, la delegación francesa más que estrechar lazos, lo que pretendió fue realizar negocios. Porque a Macri lo entienden sólo para ello. Por ello formó parte de la visita, una moderna nave militar diseñada y construida con el objetivo de mostrar una Francia fuerte y moderna militarmente. Que puede aprovisionar a Estados compradores. Un Hollande acompañado no solo por funcionarios, sino por banqueros y empresarios. Un mandatario lanzado a Sud América para intentar avanzar en ventas de productos militares, compitiendo con los británicos y estadounidenses. Pero a la vez, para garantizarse mantener a los franceses ocupados, trabajando. Porque la exportación militar significa generar trabajo, mano de obra. Lo que simultáneamente significa que Macri garantice desocupación en su país... Sucede que Hollande no quiere perder todo lo sembrado por el alcalde parisino, Bertrand Delanoé, cuando Macri era Jefe de Gobierno porteño. Se trata de un ‘socialista’ a la manera de las nuevas décadas -como su mandatario-, alineado con la geopolítica estadounidense. Alejadísimo de las célebres “Liberté, égalité, fraternité («Libertad, igualdad, fraternidad»), porque son capitalistas, colonialistas, invasores, fondomonetaristas... De allí su entendimiento con el macrismo. Un intercambio estrechísimo (han afirmado entre las partes), del que nadie sabe a ciencia cierta cuales fueron las ventajas para los ciudadanos porteños, ni mucho menos que se le aportó desde estas tierras a los parisinos... El mentado “retorno al mundo”, que proclama Macri, en el caso de los franceses es asegurarles su penetración comercial, política y tecnológica; y tranferirles dólares. Para Argentina significa no diseñar ni fabricar patrulleros marítimos. Francia venderá trabajo; Argentina compra desocupación propia... Francia ya ha provisto de matrial marítimo a Brasil y ahora apuesta a extender su penetración militar sudamericana, aprovisionando a Argentina (lo que le permitiría consolidar una presencia regional, que ya tiene en Chile y que la ha llevado a participar en una licitación uruguaya para equipamiento). Como se observa, Macri es totalmente previsible. No en vano se formó en un grupo empresarial, que realizó sensacionales negocios a costa (y qué costas!) del Estado argentino. Con esos antecedentes y en base a sus propias limitaciones, las potencias occidentales lo toman como lo que es: un comerciante, un empresario a cargo del Estado. Sin necesidad de ser profundos analistas, entienden cuál es el papel que la oligarquía argentina le asignó.
Comenta